NOTA DE PRENSA

 

La asociación La Laja propone a los conileños unos consejos

para una Navidad más ecológica y solidaria.

Estas recomendaciones, divididas en cuatro bloques,  no sólo van dirigidas a la ciudadanía en general, sino a los diferentes colectivos sociales, empresarios, comerciantes, centros educativos, ya que consideramos que en las sociedades consumistas, y especialmente en Navidad, se malgasta, mientras que en otros lugares del mundo se carece de lo básico alimento, medicina, ropa; además, el derroche contribuye a la esquilmación de los recursos naturales y a la explotación del ser humano.

-   La electricidad no es limpia. Haz un uso más racional de la energía. La producción de electricidad es causante de buena parte de las agresiones que sufre la Naturaleza. Utiliza bombillas de bajo consumo y electrodomésticos eficientes y, por supuesto, útiles (para abrir una lata o aplicarte una crema no hace falta un aparato eléctrico).

-   El consumo excesivo y la acumulación de objetos sólo conduce a no valorar lo que se tiene y al agotamiento de los recursos naturales. Recicla un regalo que ya tengas en casa.

-   El juguete tiene que ser algo instructivo y pedagógico. No regales juguetes bélicos o sexistas: fomentan aspectos negativos (agresividad, discriminación...). La mayoría de los juguetes pronto son olvidados por sus pequeños dueños, e introducen al niño en el consumismo al saber que pronto otro juguete sustituirá al anterior, por otra parte, este despilfarro genera un gran costo ambiental. Valora que el juguete no use pilas: es más participativo, ahorrarás dinero y evitarás el impacto que causa su vertido indiscriminado.

-   La costumbre importada de colocar abetos naturales, en los hogares en las fechas navideñas en modo alguno justifica la muerte de un árbol. Los abetos aún con cepellón, tras su estancia en una casa, tienen escasas posibilidades de supervivencia. Emplea abetos artificiales, durar más años. Reutiliza materiales reciclables de años anteriores. En Navidad se reciben muchas tarjetas de felicitación, no las tires, reutilízalas.

-   Los musgos, que crecen sobre rocas, suelos y cortezas de árboles contribuyen a la formación y conservación de los suelos. Retienen gran cantidad de agua, creando un microambiente favorable para la germinación de semillas. Ello no debe ser motivo para destruirlos para adornar el Belén o la base de los árboles de Navidad; como alternativa, utiliza hojas secas.

-   No utilices los aerosoles de nieve artificial o de serpentinas que en muchos casos aún contiene  CFC, causante de la destrucción de la capa de ozono.

-   Cuando compres, recuerda... rechaza las bolsas de plástico que dan en los comercios y lleva tu propia bolsa de tela.

-   Los productos frescos, de temporada o menos elaborados resultan más baratos, más sabrosos y tienen menos aditivos (conservantes, colorantes...).

-   Compra en las tiendas del barrio. Las grandes superficies comerciales son muy dependientes de un modelo de transportes enormemente devorador de energía, además de colaborar en la destrucción de empleo, al destruir el pequeño comercio y no generar nuevos empleos, ya que estos centros se organizan para que el cliente se sirva a sí mismo.

-   Por último, no debemos de olvidar que el Ayuntamiento debería de editar un bando, donde informe a la población de diversas razones para que el ciudadano de a pie se sienta participe en el respeto hacia el medio ambiente.

Conil, en diciembre de 2004.

 

cerrar