DENUNCIA

 

SR. ALCALDE-PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO DE CONIL

La Asociación La Laja, Amigos del Patrimonio Natural y Cultural de Conil, comparece y

EXPONE:

   Que el día 14 de diciembre de 2004, nuestra Asociación formuló una denuncia contra las obras ilegales que se vienen desarrollando desde hace un tiempo en la Parroquia de Santa Catalina, contraviniendo lo dispuesto por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico (fecha 29-07-04, expediente 245/82). Nos consta que la Alcaldía, tras la pertinente inspección urbanística, decretó la suspensión de las obras, pero hemos podido comprobar que dichas obras continuaban el 20 de diciembre, cinco días después de la orden de paralización. A este respecto queremos recordar al Ayuntamiento lo que prescriben la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía (Ley 1/1991, de 3 de julio) y la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (Ley 7/2002, de 17 de diciembre):

    a) La Ley de Patrimonio Histórico Andaluz (LPHA) señala que corresponde a los Ayuntamientos “adoptar, en caso de urgencia, las medidas cautelares necesarias para salvaguardar los bienes del Patrimonio Histórico Andaluz cuyo interés se encontrare amenazado”. Y que las Administraciones colaborarán mediante relaciones de “plena comunicación, cooperación y asistencia”, señalando la obligación que tienen las Corporaciones Locales de poner“en conocimiento de la Consejería de Cultura... las dificultades o necesidades que se le susciten en el ejercicio de su competencia en esta materia” (art. 4). La Administración, una vez advertida del peligro de destrucción o deterioro de un bien del Patrimonio, “actuará con arreglo a lo dispuesto en la ley” (art. 5). La LPHA exige que las actuaciones de conservación o restauración de bienes inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz “exigirá la elaboración de un Proyecto de Conservación” (art. 21), que incluirán identificación del bien, diagnosis, propuestas de actuación y metodología a utilizar, proyecto que deberá estar suscrito por “técnicos competentes”, a quienes corresponderá la dirección de las obras (art. 22), proyectos que deberán ser visados por la Consejería de Cultura (art.23). Y en caso de urgencia, es también obligatorio informe de profesional competente, poner la actuación en conocimiento de Cultura y, a su término, presentar informe de la misma. En dicho caso, las intervenciones se limitarán a las actuaciones que resulten estrictamente necesarias” (art.25).

    b) La Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), por su parte, relaciona entre los fines específicos de la actividad urbanística “la protección del patrimonio histórico y del urbanístico, arquitectónico y cultural”  (art. 3.f), recuerda la labor inspectora y de control de la ejecución de las obras de acuerdo con “los proyectos técnicos de obras” (art.87), y en su capítulo V sobre la Protección de la Legalidad Urbanística y el restablecimiento del Orden Jurídico perturbado, establece con claridad las medidas cautelares de suspensión (art.181), las de restablecimiento del orden jurídico perturbado (art.182), reposición de la realidad física alterada (art.183) y otras cuestiones, sin entrar a considerar las infracciones correspondientes a actos con incidencia en bienes o espacios de valor arquitectónico, histórico o cultural (art. 224).

   El día 14 denunciamos una agresión al Patrimonio más emblemático de Conil y hoy, una semana después, sólo exigimos que la Administración cumpla con sus obligaciones. No pedimos sanciones, pues no es asunto de nuestra competencia. Pedimos sólo, una vez más, respeto por el patrimonio edificado. La LOUA reconoce a las Asociaciones ciudadanas “el derecho a exigir el cumplimiento de la legalidad urbanística”  (art. 6.1). En virtud de todo lo expuesto, reiteramos la petición de 

PARALIZACIÓN INMEDIATA DE LAS OBRAS DE SANTA CATALINA Y NOTIFICACIÓN A LA AUTORIDAD DE CULTURA 

   También es competencia de la Administración local velar por la protección  del Patrimonio. Los ayuntamientos democráticos no pueden eludir sus obligaciones, ni excusarse en este ámbito, donde tienen una enorme responsabilidad como colaboradores naturales y leales de la Administración de Cultura.

 

Conil, a 21 de diciembre de 2004

cerrar