DENUNCIA

   SR. ALCALDE-PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO DE CONIL

Hace ya más de un año que el Ayuntamiento de Conil es el único propietario de la Chanca, el edificio más emblemático de nuestro pueblo. Se trata de una verdadera joya a nivel provincial, regional y nacional, por ser un edificio civil e industrial del siglo XVI, único en su género, junto con la Chanca de Zahara. Pero desde nuestra Asociación hemos de manifestar nuestra preocupación por los siguientes hechos:

   Su puerta sigue abierta de par en par -a pesar de las advertencias que hemos reiterado a los responsables municipales- y los ladrones y otros colectivos marginales han vuelto a entrar en el edificio, que ha vuelto a llenarse de jeringuillas, botelllas rotas y basura. Hay que hacer notar aquí que las tareas de limpieza no se culminaron, pues algunas partes del edificio (escalera de acceso a los cuartos altos, etc) siguen tan repletas de suciedad como siempre;

   Se siguen arrancando vigas de madera de sus techumbres, como hemos podido comprobar en la visita efectuada por La Laja al edificio, el domingo 23 de mayo de 2004, con motivo de las I Jornadas de Patrimonio Natural y Cultural. ¿Qué queremos, que se terminen de caer los forjados de madera? ¿Qué estamos esperando para cerrar y vigilar? Ahora el Ayuntamiento es responsable directo de lo que en este edificio ocurra. ¿Qué está haciendo para protegerlo?.

   Los trabajos arqueológicos que se venían desarrollando han sido interrumpidos, sin haber sido terminados y sin que sepamos por qué: todavía se desconoce la cronología exacta de las edificaciones, sus reformas, sigue enterrado buena parte de su suelo, siguen enterradas las pilas de salazón, etc. ¿Por qué ha sido así? ¿Se reanudarán los trabajos arqueológicos? ¿Cuándo?... De lo único que se habla es de intervenir en el edificio cuanto antes, de cara a su restauración. Hay demasiada prisa... Porque ¿cómo puede restaurarse algo que no se conoce de modo suficiente?.

   Queremos recordar aquí que la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía de 1991 carga sobre el propietario de los Bienes Culturales “el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos” (art, 15.1), y sobre los Ayuntamientos la obligación de velar por la conservación y “adoptar, en caso de urgencia, las medidas cautelares necesarias para la salvaguarda de los bienes del Patrimonio Histórico Andaluz cuyo interés se encontrare amenazado” (art. 4.1). ¿A qué está esperando el Ayuntamiento para cerrar y vigilar el edificio? ¿O es que siguen sin entender su valor y su fragilidad?. Desde LA LAJA exigimos coherencia, cariño, atención y respeto por un patrimonio que es de todos.

Conil, a 25 de mayo de 2004

cerrar