SOLICITUD

SR. ALCALDE-PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO DE CONIL

La ASOCIACIÓN LA LAJA, comparece y

 E X P O N E :

   Que en 2005, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Conil apostó por la reivindicación del poeta local José Velarde. Se va a reeditar su obra, poco conocida, para hacer llegar a un público más amplio su poesía, y el domingo 29 de mayo se celebró la primera Feria del Libro “José Velarde”, en el recinto de la Torre de Guzmán, todo ello acompañado con actuaciones diversas en el patio del Castillo.

   Pero la Concejalía de Urbanismo va por otro lado y estando en elaboración el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Conjunto Histórico (PEPRICH), y aún por establecerse un Catálogo provisional de edificaciones a conservar, está permitiendo que la casa natal del poeta sea drásticamente alterada. La obra se inició el lunes 30 de mayo –un día después de la Feria en homenaje al poeta- y fue denunciada ese mismo día por LA LAJA, ante la Policía Municipal, y el 31 de mayo en el Ayuntamiento.

   En el Expediente hemos podido ver que la obra se autorizó en 2004 (7 de octubre, tras informe favorable de Cultura de Cádiz de 15-julio-2004), pero no se inició en el plazo estipulado de seis meses. Es decir, se ha iniciado SIN LICENCIA, ni por supuesto señalización en fachada (nº de expediente, etc). ¿Sólo defectos de forma?.

   Si vamos al fondo hemos de empezar diciendo que no se trata de un simple Proyecto de Rehabilitación, como se indica. Cabría hablar por tanto de Reestructuración (y de hecho la intervención plantea una redistribución completa del inmueble). Se falta a la verdad al hablar de “semi-abandono”, pues el estado de la vivienda era  aceptable, aunque necesitado de restauración. Y conviene recordar aquí que en las construcciones sujetas a algún tipo de protección (y esta casa de la calle José Velarde nº 6 está protegida en el PGOU de Conil, ver Área Histórico-Ambiental) no se pueden alterar las características morfológicas de la fachada, pero tampoco las estructuras internas de la edificación.  

   La casa merecía, sin duda, la Restauración. El mismo Proyecto reconoce de pasada el alto valor de la edificación, desde distintos puntos de vista, arquitectónico, histórico y etnológico. Llega a definirla, con escasa precisión, como “edificación señorial, de varios siglos de antigüedad”. La vivienda, ubicada sobre un amplio solar de forma rectangular, se organiza en tres crujías alrededor de un patio, con otro patio trasero libre en origen.

   En su terraza, los muros prolongados en “pretiles” de un metro no sugieren ninguna segunda planta, como se dice en el Proyecto, con absoluta ignorancia de la arquitectura local. La construcción de una segunda planta se justifica pues en una “revisión” de la obra original (teoría del pretil): ello vendría a completar una obra inacabada. Además, se dice, la segunda planta da “armonía” a la calle manteniendo el “ritmo compositivo” de las dos plantas (teoría del ritmo). Y con respecto a la tipología/ morfología la nueva fachada resultante de la intervención “pasa desapercibida”... La verdad es que la partición de la planta baja y la elevación en altura se realiza, se diga lo que se quiera decir, con fines descaradamente mercantiles (turismo de temporada), aunque cínicamente se argumente que la actuación sirve también para “activar” el Conjunto Histórico (teoría contributiva). Esta sucesión de pamplinas muestran a las claras lo deficiente del Proyecto, altamente agresivo con esta valiosa edificación, que es patrimonio de Conil.

   Es una lástima que casas como esta pasen desapercibidas a Cultura, que sólo pone condiciones fachadistas... ¿Y el Ayuntamiento? Culpa a Cultura, pero no entra a valorar. Acata o se lava las manos. Pero el manido argumento de la falta de “competencias” no es excusa para despreciar un patrimonio, no sólo sentimental (por ligado a la memoria del Poeta que hoy se festeja) sino también histórico, arquitectónico y etnológico, que sin duda posee la vivienda en cuestión, como el mismo Proyecto reconoce. Por lo que

 

S O L I C I T A M O S :

 

1. Que se pare la obra y se revise la licencia concedida, dadas las circunstancias: indisciplina urbanística (licencia nula), Bando de la Alcaldía (se extremará la disciplina en el Conjunto Histórico), PEPRICH en elaboración (el Catálogo está al salir y no debe autorizarse entretanto la destrucción de patrimonio edificado), etc.

2. Que cuando corresponda volver a autorizar o no la obra se tengan en cuenta las razones expuestas más arriba, en defensa de este valioso inmueble, y se preste atención a tres puntos del Proyecto:

       a) Alteración de la tipología: de vivienda unifamiliar entre medianeras pasamos a 4 piezas distintas (1 vivienda en 1ª planta + 2 apartamentos exteriores en bajo + 1 estudio interior), aunque se mantengan intactas las tres primeras crujías; 

       b) Incremento de la superficie construida: de 227 m2 a 265 m2, lo que está expresamente prohibido.

    c) Acabados interiores: Nada se dice en el Proyecto de dichos acabados (forjados de madera, carpintería, cierros...), que debe especificarse, para evitar que la propiedad haga con la vivienda lo que le venga en gana.

 

En Conil a 9 de junio de 2005.

cerrar