BREVES

 

 

 NOS PREOCUPA ...

    La falta de “ordenación” de Barrio Nuevo-El Colorado.- Esta zona, que aparece en los planes municipales como “zona urbana”, carece de las más elementales infraestructuras (alcantarillado, agua...). Su único y minúsculo parque público padece un lamentable abandono (mobiliario roto, cristales por el suelo...). Sus vecinos se ven obligados a pasear por los bordes de una peligrosa carretera nacional –que no ha resuelto bien los problemas que creaba en la zona, a pesar de la vía de servicios- o de estrechas carreteras locales de doble sentido (antes caminos o carriles), que no pueden ampliarse porque las casas están construidas en la misma linde del asfalto... casas que no cesan de proliferar, provocando un creciente hacinamiento de chalets de “tipologías” muy diversas... ¿Hay normas de edificación para la zona?... Por si faltaba algo, la nueva urbanización que se está levantando en el Pinar es un ejemplo de mal gusto..., a más de veinte millones de pesetas la casita...

Lo que faltaba: una nueva “barriada” en Barrio Nuevo-El Colorado

-El abandono del Monte Público “Dehesa de Roche”.- Esta zona, que aparece en el planeamiento municipal como “zona protegida”, parece tener de protegida sólo el nombre. Hasta 500 casas están construidas en terrenos de titularidad pública y otras muchas están presionando en sus límites, hay falta de limpieza en las zonas acotadas de esparcimiento, vertidos ilegales de escombros... En 2001, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con el objeto de poner en valor los recursos de los montes públicos de la provincia gaditana, hizo un estudio de la Dehesa, al objeto de llevar a cabo la Ordenación del Uso Público de la misma. ¿Qué tiene pensado al respecto nuestro Ayuntamiento?.

-La dimensión que está alcanzando el diseminado rural.-
La construcción acelerada de la mayor parte del término de Conil continúa imparable. Se habla de voluntad de controlar, de futuros Planes... pero el Alcalde explica que hacerse una “casita” en el campo es “una tradición de muchos años” (!) (revista ZUM, nº 3, septiembre 2003). Se abren expedientes y se archivan, eso es todo. Mientras tanto, la Concejalía de Campo sigue dando accesibilidad (asfaltando caminos rurales) y proporcionando servicios a viviendas que o son del medio rural o son ilegales. Las primeras se caracterizan por su autosuficiencia respecto a agua, luz o saneamientos, y las ilegales no tienen ningún tipo de derecho a servicios públicos. ¿Qué hace el Ayuntamiento proporcionando servicios a unas y a otras con dinero público?. Dicha actuación podría llegar a interpretarse como delito de prevaricación. Esta actuación temeraria, que está fomentando la especulación, tiene como principal finalidad cultivar y “cautivar” el voto “rural”, verdadera obsesión de nuestros gobernantes, así como potenciar a la pequeña y mediana empresa “familiar” dedicada a ordeñar a la vaca y a re-coger los huevos del turismo... ¿Para cuándo el Plan Especial del Diseminado?

Asfaltado del carril del Pato: vías rápidas sin arcén ni acerado.
Un ejemplo de la política municipal en relación con el “campo”


-La falta de una verdadera Concejalía de Medio Ambiente.-
El desinterés por el medio natural –aunque se hable hasta aburrir de “medio ambiente”- es notorio. Prueba de ello es que el área medioambiental está englobada dentro de una concejalía que tiene además competencias en Bienestar Social, Solidaridad y Juventud, lo que indica la importancia que el Ayuntamiento concede a la calidad ambiental de todo su territorio. Se “vende” turismo sensible, y nos preguntamos ¿sensibilidad, ante qué?. En un pueblo que dice querer centrar su desarrollo en el turismo “de calidad”, no se comprende este descuido. Nuestro Ayuntamiento no ha entendido todavía que lo que es antiecológico acaba siendo antieconómico a medio y largo plazo. Desde La Laja pedimos la creación de una auténtica Concejalía de Medio Ambiente, pero funcionando con otros criterios y otras prioridades, distintas a las actuales.

-Conil, ciudad de Planes.-
Pasaron las elecciones, pasó el verano y el curso político se presenta lleno de planes y de incertidumbres: desarrollos del PGOU, Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico, Plan Estratégico, Plan Trafalgar, Plan Especial del Diseminado Rural... Conil, ciudad de planes de futuro... El presente es más negro: el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía suspende el planeamiento municipal. Desde La Laja seguimos insistiendo: no nos gusta... lo que “vemos”.

-El dinero negro.-
Históricamente, los pobres siempre se han visto obligados a tratar de eludir los impuestos, pero afortunadamente hoy las familias con rentas por debajo de un determinado nivel no pagan impuestos personales. Eso es posible porque pagan, o al menos deberían hacerlo, otros grupos sociales más pudientes. Por eso es de justicia y de solidaridad “pagar”. ¿Qué volumen de dinero negro se mueve actualmente en Conil?. Nadie puede cuantificarlo, pero sin duda mucho: alquiler y venta de pisos, casas o chalets, construcción ilegal, servicios generados por dichas actividades económicas incontroladas, etc. “Fuimos pobres y no queremos volver a serlo” –dicen algunos. Es lógico y razonable. Pero también es insolidario e injusto alquilar sin declarar a Hacienda, usurpar terrenos públicos y otras conductas antisociales. ¿Hay diseñadas estrategias municipales para frenar el proceso?. No se olvide que las economías donde impera y rige el dinero negro se vuelven “mafiosas”... y pueden atraer a indeseables o hacer surgir nuevos problemas que nadie quiere.

Construcciones el Kiriki, apartamentos con vista: la bandera de Conil ondea en todo lo alto


-“Skyline” en Conil .-
La elevación en altura causa estragos: Conil busca el cielo. En el conjunto histórico, pero sobre todo en sus bordes. El “casco antiguo” está siendo encerrado dentro una nueva muralla: Santa Bárbara, Residencial la Fábrica, Molino de Viento, Carril de la Fuente, proyecto de edificación junto a La Chanca... ¡auténticos “miradores”!. La oligarquía tradicional, los nuevos ricos y las grandes empresas “forasteras” disfrutan hoy en nuestro pueblo de una edad de oro sin precedentes, y algunos de ellos parecen disfrutar también de “carta blanca” para todo... Hay que tener “vista al mar” en el cartel o en el folleto. No importa si dejan a veinte o a cuarenta vecinos a sus espaldas, robándoles la vista: estamos en un pueblo disciplinado, y nadie protesta, aunque pierda. Unos revalorizan sus propiedades a costa de otros, con la bendición del PGOU y el Ayuntamiento. Y es que todos somos iguales, pero unos son más iguales que otros... y más listos.

El Molino de Viento, otro ejemplo de saturación urbana con vista al mar


-El incumplimiento de la Ordenanza de Antenas.-
Nos preocupa la proliferación de antenas de telefonía en el núcleo urbano y en el término municipal de Conil. El incumplimiento de la ordenanza municipal relativa a las mismas –una buena ordenanza- causa preocupación y alarma en sectores de nuestra sociedad. Sólo falta voluntad para hacerla cumplir y defenderla ante el Tribunal Supremo, lo que redundaría en beneficio de todos. Parece fácil. Entonces, ¿qué es lo que ocurre?... Una pequeña dosis de pesticidas o un vaso de agua de nuestro acuífero no podrán con nosotros, pero tampoco será bueno hartarse. ¿Qué sabemos al fin y al cabo de las radiaciones? A lo mejor, hasta nos broncean... pero quizás tampoco convenga abusar, y menos en un pueblo con los problemas de salud que hoy tiene Conil. No olvidemos que hasta el Sol puede llegar a ser peligroso.

Antena Movistar de máxima potencia en la calle Jerez
Un ejemplo de incumplimiento de la normativa


-La moda de las escaleras.-
Conil, pueblo de pendientes, se escalona. Bien está que se haga en determinados sitios, pero no por todas partes. Uniformidad artificial, no siempre necesaria, ni conveniente, puro mal gusto. Además, la nueva “estética del chino lavado” lo invade todo... cambiando la fisonomía de algunas calles de los barrios históricos. ¿Han oído hablar nuestros regidores de las barreras arquitectónicas?. ¿En qué estamos pensando, en vías disuasorias para las motos o en que no se caigan las abuelas?

-La Vaguada.-
Es el curso de un arroyo, el del Chorrillo, que se sigue construyendo. En verano, el Ayuntamiento decide crear, en su parte baja, una explanada para meter unos cuantos coches. El cauce del arroyo queda definitivamente obstruido. Con las primeras tormentas de octubre, el barro ha cortado la calle a la altura del Huerto del Bombo: las máquinas estuvieron prestas a la limpieza. ¿Cuántas veces habrán de hacerlo en el invierno? ¿Terminará ocurriendo una desgracia? Ahora el Ayuntamiento ha decidido “entubar” el arroyo. ¿Reventarán las tuberías?... Dicen que los políticos no aprenden... pero la naturaleza es tozuda: “tienes más memoria que el agua” -reza el dicho... No es la primera vez que La Laja advierte sobre el problema.

-Movimientos de tierras, escombreras y vertidos.-
En los últimos tiempos, las salidas y entradas de Conil se han convertido en un galimatías de tipos diversos de tierras y escombreras. Donde la tierra era roja se ha rellenado de restos de tierras amarillas; donde era gris se ha enrojecido; donde había una zona inundable con vegetación casi marismeña se ha rellenado y hecho desaparecer. Los movimientos de tierras son espectaculares y la “contaminación edáfica” campa por sus respetos. Se trata de facilitar la labor a los constructores, y evitarles gastos, pero la naturaleza en torno a Conil queda absolutamente alterada, inutilizada y degradada. Se están permitiendo movimientos de tierra de dudosa legalidad y licencia.

Movimientos de tierras en el río Salado, ¿lo dejarán como estaba?


-Los vertidos ilegales en la laguna del Majotín .-
Esta laguna, a las puertas de Conil, se está convirtiendo en un agujero donde va entrando todo tipo de residuos, peligrosos o no, sin cuidado, sin selección, sin el menor control... Se trata de una laguna que, como todo el mundo ha visto, está originada por situarse a la altura del nivel freático; es decir, está en contacto con el acuífero. La irresponsabilidad, además de ilegalidad, de verter incontroladamente todo tipo de material (sofás, ordenadores, electrodomésticos variados, escombros, envases de ni se sabe qué...) es indigno de un Ayuntamiento sensible, conocedor y preocupado por el suelo y el subsuelo de la localidad. AGADEN ya presentó denuncias ante el Ayuntamiento y la prensa, que no han sido atendidas, y han tenido que recurrir a los Tribunales para denunciarla como delito ecológico. Este Ayuntamiento no parece aprender que las denuncias de los ciudadanos no son caprichosas y no ha de interpretarlas con su consabida paranoia de “van contra nosotros porque somos...”. La Laja se solidariza con la denuncia contra los vertidos ilegales en la laguna, la única existente en el término municipal, vertidos que son consentidos por las autoridades.

Laguna de El Majotín, junto a Conil: vertidos ilegales


-Los aparcamientos en las dunas .-
Las placas de prohibición de aparcar en la zona de El Chorrillo fueron arrancadas de cuajo (no sabemos por quién) y, en un principio, escondidas entre las cañas (hoy ya no están). La Laja no hace ni aplica las leyes, ni pone las placas de prohibición. Sólo pretendemos que se cumpla la ley, pero las autoridades actúan con total dejación -dependiendo sobre quien. La zona en cuestión es zona DPMT (dominio público marítimo terrestre), y no se respeta. Se arrancan las señales que intentan protegerla. Y junto a ellas surge un carril de tierra sobre la arena de la playa, cada vez más definido, y al final, una amplia zona macerada con tierra de cantera, transformando las dunas en un parking. Se hace uso privado de un suelo que es de todos. Se actúa al margen de la ley, pero se hace la vista gorda. Las señales desaparecen. Después de todo son como señales de humo… se esfuman. Hay nombres en Conil que recuerdan historias del Viejo Oeste: El Colorado, la Casa de Postas, el carril del Sherif, el Río Salado… sólo faltaban los Indios.

-La Torre de Castilnovo o la portada del Mayorazgo.-
Son sólo dos ejemplos de “especies amenazadas” en un planeta que se ha vuelto peligroso. Apuntalada y en ruina la primera, cayéndose a pedazos la segunda. Tienen, evidentemente, un valor desigual. Torre de defensa y avistamiento de atunes del siglo XVI una, puerta del campo del XVIII la otra, vestigios ambas de un pasado centenario que no parece interesarnos demasiado. Basta una visita guiada por Conil para escuchar reiteradamente el “aquí estaba…” o “esto era…”. ¿Es mucho pedir a la Concejalía de Cultura que actúe ante los propietarios, públicos o privados, para exigir su conservación?... Algunas sociedades envejecidas como la nuestra padecen el mal de los tiempos, que otros llaman Alzheimer. Pero así no vamos a ninguna parte, aunque algunos crean lo contrario. Sin pasado y sin futuro, sin Memoria, sin Nada.

Portada del Mayorazgo (siglo XVIII), en la cuesta Verón, ¿hasta cuándo?


-La prepotencia municipal.-
Se inauguró el Mirador “Cruz de la Atalaya”, con una buena escultura, la primera en sitio público. Aplaudimos. Pero aquí acaba todo: césped de plástico, falta de arbolado (no vayamos a quitarle vistas al Hotel). ¿Enebros, lavandas, romero...? El mapa de lances de jábega es diminuto e ilegible. ¿Por qué no se señaliza el emplazamiento histórico de la Torre Atalaya?. Nuestra pancarta decía: “¿Turismo sensible?. Plásticos fuera”, y, con humor, plantábamos y colgábamos flores de plástico en el Mirador... Fue suficiente. ¿Quién manda en este pueblo?. Municipales y civiles estaban allí a los dos minutos –recien celebradas elecciones municipales y empapelado el pueblo de carteles y pancartas- para pedirnos los documentos de identidad. ¿Estábamos alterando el orden?. Y no se denunció a La Laja por ocupación de la vía pública... de milagro. ¡El plástico se mantiene!.

Protesta de La Laja en el Mirador “ Cruz de la Atalaya”


-La escasa y pobre oferta cultural.-
La programación cultural en Conil es prácticamente inexistente. Pasados los fastos del verano, cuando se suceden actividades diversas, llega el largo letargo invernal. Receta: en verano, café para todos, torrefacto por supuesto. Y en invierno, agua. ¿Cuántos conciertos de música clásica ha habido en los últimos años? ¿Qué grupos teatrales han actuado en Conil? (menos mal que están los “Amigos del Teatro”) ¿Y de danza? Comprendemos que la programación cultural debe estar en consonancia con las dimensiones y la tipología social de nuestro pueblo, y que pedir aquí una actividad equivalente a la del Teatro Falla o incluso a la del Teatro Moderno de Chiclana, quizás sea demasiado. ¿Salas de cine, teatro, conciertos, exposiciones...?. No hay ni siquiera una sala multiusos con estas características. ¿Cultura? ¿Interesa, de verdad?. Desde La Laja pedimos algo más de actividad a nuestra Concejalía de Cultura. Ya lo dijo Antonio Roldán: ¡Conil de los niños!... Sólo nos cabe esperar que no sean los de las motos.

-El Conil de las motos.-
En todas las épocas del año, con buen tiempo y sobre todo en los fines de semana, ¡sinfonía de motores!. Conil es hoy un pueblo alegre y próspero, una “fiesta” permanente, un gran circuito por el que campan felices los “moteritos”, dando vueltas y más vueltas, sin cansarse jamás. ¡Juventud dichosa! ¿”Ordenanzas municipales sobre ruidos producidos por vehículos a motor”?. ¿Para qué crear tensiones innecesarias?. Nuestro Ayuntamiento respeta a las minorías y detesta el enfrentamiento. Además, los chavales son tan felices echando carreras por las calles, disfrutando con sus motillos a escape libre, apretando el puño cuando pasan a tu lado o haciendo “caballitos” que... ¡da gusto verlos!. ¡Cosas de jóvenes!. Son felices y se ve en sus caras. Algunos turistas despistados se sobresaltan en sus paseos sin comprender esa maravillosa “libertad”, sin entender que las calles y las plazas son de todos. ¿Por qué no pueden gozar los chavales de los “juguetes” que sus papás les regalan con el dinero de las becas o que ellos mismos adquieren tras sus primeros trabajillos o trapicheos? Rito de paso obligado, nadie puede considerarse verdaderamente joven en Conil si no tiene... ¡una moto!. Tras la traca final de la tarde del domingo, viene la calma, los muchachitos descansan... ¿Es posible que se hallan ido?. No, tan sólo duermen y sueñan con nuevas carreras y caballitos...

-La incomprensión de algunos.-
La Laja no tiene entre sus objetivos que vuelvan a pasear las cabras por el casco urbano de Conil, ni que los barquillos de pesca vuelvan a ser remolcados desde la playa, ni queremos tampoco recuperar el “Río Porío” o que los vecinos de Conil vuelvan a “cagar” en los patios... Además, ¡pocos patios van quedando! Quizás no merezca la pena responder siquiera a tales caricaturas. Pero queremos hacerlo: La Laja sólo defiende el patrimonio (natural y cultural) y la calidad de vida de Conil. Pero, a falta de argumentos, la demagogia es lo más barato y, a veces, hasta renta electoralmente. ¿A quién va dirigida?.

 

. . . Y PARECE DESPERTAR

   Una nueva preocupación por el Patrimonio.- Todos los grupos municipales hablan ya del Patrimonio, de lo que nos congratulamos. El pasado 25 de octubre se celebró el Día Mundial del Patrimonio, centrado este año en la Rehabilitación de edificios históricos para Usos Públicos. La Laja pensó que era un buen pretexto para acordarse de La Chanca, que la celebración podía servir para concienciar un poco más sobre el tema. Y organizamos en la víspera una conferencia: “Urbanismo y Patrimonio Histórico: el caso de La Chanca de Conil” que, a pesar de la escasa difusión que le dio Radio Juventud de Conil, contó con buena asistencia de público. Allí estuvieron doña Carmen Marcet, grupos políticos de la oposición, profesionales de diversos ámbitos... pero brilló por su ausencia nuestro Ayuntamiento, que no se dio por enterado de la “efemérides”. Pero paciencia, no pidamos peras al olmo: ya se habla en Conil de Patrimonio, que no es poco, y cada vez son más los interesados.


   Se inician los trabajos de limpieza en La Chanca y Santa Catalina.- Enhorabuena. Coordinación de esfuerzos entre las administraciones, como tiene que ser. La Laja ve con buenos ojos la idea municipal de convertir la Iglesia en auditorio; con respecto a La Chanca, no tiene capacidad para participar en las propuestas “técnicas”, pero quiere insistir en una idea importante: debe elaborarse, sin precipitaciones, un buen Proyecto de Restauración y de Uso. En los Boletines 1 y 2, La Laja ha explicado ya lo que piensa sobre el tema: La Chanca debe convertirse en Museo del Mar y de la Ciudad, la sede central de la Casa de la Cultura de Conil. Estamos ante una oportunidad histórica, que no debiéramos dejar pasar o permitir que se malogre.

Santa Catalina y La Chanca, donde ya se han iniciado los trabajos de limpieza


   El control de licencias de obras en el centro histórico.- ¿Hay desde la primavera de 2003 una nueva normativa de Cultura en relación con las licencias de obras en los centros históricos declarados, como Conil?. No. Lo que ocurre es que ahora nuestro Ayuntamiento se ha decidido a cumplir con la legalidad: primero, los proyectos de obras deben ir a Cultura; después, vendrá la licencia, y no al revés. Habíamos pedido una “moratoria” en la concesión de licencias de obras en el Conjunto Histórico, entretanto no se elaborara un Plan Especial. Y aplaudimos que se haya atendido nuestra demanda. Si no, ¿qué sentido hubiera tenido la petición de ayuda a la Junta para un Plan Especial de Protección?. Parece que empezamos a entender por dónde van los tiros ... y la ley. Ahora sólo falta que funcione la inspección de obras y la disciplina urbanística (porque se siguen tirando casas en el centro).

   La señalización de monumentos y elementos singulares.- Se trata de una de las actuaciones contempladas en el Plan Trafalgar, compromiso público firmado en 2001 entre la Junta de Andalucía y los municipios de La Janda litoral, para invertir en infraestructuras turísticas (50% cada parte) durante cuatro años (más de 3.000.000 € en total). Su objetivo es poner en valor los “recursos turísticos” en relación con el medio urbano y natural, la mejora de los servicios, etc. En Conil se terminó el Mirador “Cruz de la Atalaya” (mal acabado) y se han señalizado hitos de la trama urbana. Está previsto también el soterramiento de contenedores de residuos urbanos en el centro histórico y un paseo hasta la Fontanilla (del que desconocemos sus características y “acabado”). La Laja aplaude unas iniciativas que son coincidentes con sus objetivos: soterramiento, señalización y paseo. ¿Qué hay previsto para las dos anualidades que restan?.

Señalización de monumentos: ermita del Jesús (siglo XVII)


   Moratoria hotelera en el litoral- Ecologistas en Acción de Cádiz ha acordado pedir, en su Asamblea provincial celebrada en Conil el pasado mes de septiembre, una moratoria para las construcciones a lo largo de la costa gaditana. Algunos hoteleros de significación ya se habían adelantado a la propuesta, sin embargo, la previsión de inversiones hoteleras en el mismo borde litoral continúa aumentando. La Laja se solidariza con la petición de Ecologistas: hace falta un estudio previo de la “capacidad de carga” del medio litoral, un territorio cada vez más acosado por el cemento. Conil ha escalado ya posiciones de cabeza en hoteles de lujo, desclasificación y “machaqueo” de suelos (construcciones de GDP en Roche, Fuente del Gallo I y II, y lo que nos viene). Ya vendrán las infraestructuras... y a seguir creciendo. ¿Con qué criterios? ¿Con qué cautelas? ¿Crecimiento o desarrollo?.

   Premio al pintor Joaquín Saenz.- A ratos parece despertar en nuestros gobernantes el sentido común. Este año se ha concedido el Premio a la Promoción Turística a un artista, el pintor sevillano Joaquín Saenz, en reconocimiento a un trabajo de más de veinte años pintando la costa de Conil. ¡Ya era hora de dejar de premiar sólo a las empresas!. Esperemos que nuestro Ayuntamiento aprenda a valorar nuestro Patrimonio Natural a través de la mirada de este gran artista. ¿Sería mucho pedir a nuestros gobernantes que organizasen una Exposición de su obra para que los vecinos de Conil pudiesen conocerlo y apreciarlo? Y editar el correspondiente Catálogo de la misma, con la calidad y el decoro que merecen tales actos culturales... Todavía estamos a tiempo de hacer Cultura con mayúsculas en Conil.


   La Opinión Crítica.- Una nueva revista ha nacido. De “crítica social y contrainformación”, es decir, información veraz... Nos felicitamos de que todavía quede juventud inquieta, con ganas de participar, de debatir y de pensar por sí misma. Aplaudimos una revista –van ya dos números- que nace desde la conciencia social y crítica de nuestra juventud, desde lo mejor de ella. La Laja coincide con “La Opinión Crítica” en los planteamientos medioambientales, que es el campo de acción que nos hemos acotado. Ánimo y adelante: “comprender para actuar, actuar para comprender”. Salud, amigos.

   La Laja es ya Asociación.- Entre junio y septiembre del año en curso, nuestro colectivo ciudadano ha aprobado sus Estatutos, ha elegido su Junta Coordinadora y ha presentado solicitud de inscripción en los Registros de Asociaciones de Andalucía y Conil. Lo que esperamos con ello es poder trabajar en mejores condiciones por la consecución de nuestros objetivos, la defensa del Patrimonio y la Calidad de vida. Somos ya cuarenta, pero aspiramos a ser muchos más. ¡Anímate a inscríbete como socio de La Laja!. No te conformes con darnos ánimos, enviarnos denuncias anónimas de tal o cual actuación irregular, o darnos simplemente la razón ... ¿Miedo a quién?. En Conil –se diga lo que se quiera decir- falta participación. Salvo los políticos, nadie “habla”, nadie protesta de abusos o situaciones concretas, y la inmensa mayoría “calla”. Hablemos, pues, nosotros... En La Laja tienes el instrumento que necesitabas para luchar por la defensa de tu patrimonio. Si así lo decides, puedes asistir a nuestras asambleas, llamar a nuestro teléfono o escribir a nuestro e-mail.

cerrar