EL CASCO ANTIGUO DE CONIL: EVOLUCIÓN HISTÓRICA

   Antonio Santos García

   Historiador y profesor de Patrimonio Histórico en el I.E.S. La Atalaya (Conil)

  

  Situado entre los cabos Roche y Trafalgar, Conil tiene su emplazamiento en una suave pendiente que mira al mar, junto a la desembocadura del río Salado, que históricamente rodeaba la villa por todo su frente marítimo. Su centro histórico se asienta sobre un cantil que cae suavemente desde la Puerta de Cádiz hasta el Castillo, algo más alejado del mar que el núcleo actual por la presencia de suelos inundables. El crecimiento de la ciudad histórica se ha visto limitado por la vaguada de la Atalaya al norte, una ladera de fuertes pendientes al este y el río Salado al sur.

   Pueblo tradicionalmente de pescadores y agricultores, Conil se ha terciarizando de forma acelerada en los últimos treinta años. El turismo, condicionante de muy reciente aparición, ha jugado y juega hoy un importante papel, pues está dando lugar a numerosas transformaciones y desarrollos, pero está generando también un fuerte deterioro de sus características ambientales (consultar Boletín nº 1 de La Laja). Recientemente, el Ayuntamiento ha solicitado ayuda a la Junta de Andalucía para la elaboración de un Plan Especial de Protección, que esperemos que sirva para frenar e invertir este proceso.

   Para contribuir a la tarea de salvar lo que nos va quedando hemos reunido informaciones diversas que permitan entender cómo se ha configurado y cómo ha ido evolucionando nuestro pueblo desde su origen hasta hoy. Y para empezar hay que decir que aunque Conil tiene en sus proximidades –y seguramente en su núcleo urbano- vestigios arqueológicos de asentamientos anteriores (prehistóricos, fenicios, romanos o islámicos), la villa actual tiene su origen en la baja Edad Media, en el contexto de la conquista y repoblación cristiana de la comarca de la Janda.

   Origen, siglos XIV-XV.- Conil surgió durante el siglo XIV alrededor de la TORRE DE GUZMÁN y su CASTILLO. Este recinto defensivo, de reducido tamaño, tenía una función militar, aunque sirvió también de refugio a la población civil en momentos de conflicto. Su emplazamiento se justifica por la necesidad de defensa costera y de las ricas almadrabas del Duque de Medina Sidonia, más que por el control del territorio (que ejercían Vejer o Medina). Como condicionantes de su origen y desarrollo estarían pues, más que intereses estratégico-militares, las posibilidades económicas (pesca del atún), favorecidas por su situación en la embocadura del Estrecho y la topografía marina (buenos fondos para calar almadraba), sin olvidar el río (puerto natural), sus pequeñas marismas (aptas para albergar salinas), la geología (cantil rocoso) o el clima.

   La villa debió desarrollarse lentamente, sobre todo a partir del siglo XV, que es cuando se puebla de manera estable. En torno al Castillo (plaza de Santa Catalina, calle Hospital...) construirán sus casas los servidores del Duque y los cargos municipales; las calles Cádiz y Ancha, también antiguas, tendrían un carácter más popular, la primera a lo largo del camino de Cádiz y la segunda en el camino hacia el río Salado, que da acceso al Prado. Al incrementarse la población desde mediados del siglo XV debieron ir surgiendo, paralelas y perpendiculares al mar, nuevas calles, adaptadas a un suelo en pendiente y de desigual anchura en su trazado. La primitiva IGLESIA PARROQUIAL de Santa Catalina pudo construirse a fines del siglo XV, concluyéndose así la configuración de la Plaza Mayor de la villa, donde se ubicaban las principales edificaciones (castillo, primitivo ayuntamiento, iglesia y casas principales). Santa Catalina será la plaza principal de Conil hasta el siglo XIX.

Castillo Chanca Convento

Conil en el siglo XVI (grabado de Hoefnagle, detalle)

En primer plano, el Castillo y La Chanca; arriba, el Convento

   Recinto amurallado y consolidación de la villa, s. XVI y XVII .- Al iniciarse el siglo XVI aparece un segundo recinto amurallado entorno al Castillo y rodeando las casas, la MURALLA o cerca de la villa, dentro de la cual se incrementan los asentamientos de población fija. La razón de su construcción fue el creciente peligro que representaban las incursiones de la piratería berberisca tras la conquista de Granada. Al amparo de su muralla, Conil se desarrolla, especialmente desde 1530-40. Poco antes se construyó también la TORRE DE CASTILNOVO y, más tarde, la de ROCHE, que reforzarán la defensa costera. La creciente importancia del atún hizo necesario, mediado el siglo, la construcción de LA CHANCA, fábrica de salazones y almacén de barcas y pertrechos de la almadraba. Poco después se edificó el MESÓN DUCAL (La Tahona), para alojamiento de mercaderes que venían a comprar atún a las almadrabas.

   Gracias a la riqueza que generaba la pesca, Conil se va configurando como villa entre 1550 y 1650. El duque manda construir el CONVENTO DE LA VICTORIA, extramuros, y la villa desborda la muralla, surgiendo la calle La Virgen. La población alcanza a fines del XVI los 2.000 habitantes. De esta época y comienzos del XVII son el HOSPITAL (hoy desaparecido, en la calle homónima) y varias ERMITAS, unas dentro del recinto amurallado (ermita de Jesús) y otras fuera (Espíritu Santo y Vera Cruz), así como algunas casas o patios que han pervivido hasta el presente, como La Tertulia. Al finalizar el XVII Conil ronda los 3.000 habitantes.

   Nuevos desarrollos del siglo XVIII .- Durante el siglo XVIII Conil continuó su crecimiento y la villa embelleció o renovó su caserío. El movimiento constructivo cobra auge desde mediados del siglo: numerosas fincas son derribadas en las mejores plazas y calles por la burguesía local para construir nuevas casas, en la Plazuela (actual Plaza de España), calles del Teniente (actual c/Velarde), Napolitano (actual c/Gabino Aranda) o frente al Arco de la Villa. El centro urbano se desplaza paulatinamente a esta zona, debido a la creciente importancia de las actividades agropecuarias frente a las pesqueras. Las nuevas viviendas de porte noble que se construyen -casas del Corregidor, Arrafán, Dorronzoro o del Peoro- contrastan con las más modestas viviendas de labradores y, sobre todo, con los patios de vecinos, la vivienda popular por excelencia.

   El desarrollo de la beneficencia propicia, además, la construcción del HOSPICIO VIEJO (desaparecido, actual Hogar del Pensionista) y de la CASA DE LA MISERICORDIA, el mejor ejemplo de arquitectura barroca de Conil. También durante la centuria surgen, apoyados en los caminos, los arrabales extramuros de El Espíritu Santo y El Molino de Viento, al norte, o de La Chanquilla y La Carretería, entorno a la Misericordia, lo que también se documenta con las peticiones de solares al Ayuntamiento en dichos barrios, alcanzando la villa los 4.000 habitantes al finalizar la centuria.

Fachada barroca
Fachada barroca de La Misericordia, siglo XVIII

   El s. XIX y la primera mitad del s. XX .- Tras la crisis de comienzos del siglo XIX se produce un hecho de importantes consecuencias urbanísticas, la Desamortización, que supuso el derribo parcial del Castillo y quizá de trozos de muralla, la alteración del Convento o la decadencia de la beneficencia. Surgieron también nuevas casas burguesas, de labradores o ganaderos, viviendas de dos plantas (en Plaza de España, Velarde, Gabino Aranda...), desplazándose definitivamente el centro de la villa a la actual Plaza de España. Mediado el s. XIX, un tercio de las casas y casi la mitad de la población de Conil se encuentran ya extramuros y el caserío continúa lentamente su expansión por la zona del Arenal y la Bodega, según revela el padrón municipal de 1842.

RESUMEN

Padrón 1842

CONIL INTRAMUROS

CONIL EXTRAMUROS

TOTAL

de la Villa

Plazas

Calles

Plazas

Calles

Barrios

Nombres

3

19

1

7

5

35

Nº Casas

28

236

8

81

53

406

Nº Vecinos

52

589

28

276

190

1.135

Habitantes

226

2.223

103

1.072

844

4.468

   La villa, de poco más de 5.000 habitantes en torno a 1900, no experimenta cambios sustanciales hasta mediados del siglo XX. El plano de 1907 puede servir como referente fundamental de esta etapa, en la que el crecimiento demográfico se canaliza hacia el diseminado rural, Barrio Nuevo, o la emigración de la población pescadora, primero eventual y luego definitiva, a otros puertos (Barbate, etc). Hasta 1960 el aspecto urbano tradicional de Conil permaneció intacto. La población de la villa era entonces de unos 6.000 habitantes, que sumados a los del campo elevaban la población del término a casi 10.000.


   Los desarrollos recientes, 1960-2003 .- Desde 1960 e l crecimiento de la villa será espectacular, pues Conil duplica su población, pasando de 6.000 a más de 12.000 habitantes (18.000 sumando el diseminado rural). Los desarrollos de las cuatro últimas décadas podemos dividirlos en dos grupos: planificados, en mayor o menor grado (usos residenciales, dotaciones o industriales) y espontáneos (marginales, fuera de la legalidad, mayoritariamente residencial y también semiindustriales: talleres y almacenes). Lo habitual fue la ocupación lineal a lo largo de carreteras y caminos, utilizando suelos de vías pecuarias en desuso, y construcciones en el borde urbano, sobre antiguas huertas perimetrales. Dicho desarrollo urbanístico se tradujo hasta los años 80 en un crecimiento anárquico, mezquino en el trazado de sus calles y sin la debida tutela de los poderes .

   El perímetro del núcleo urbano de Conil se ha completado en los últimos años con una multitud de desarrollos que están suponiendo un notable crecimiento de la villa y una radical modificación su aspecto. Dicho crecimiento se orienta hoy, siguiendo las directrices del PGOU, hacia todo el frente marítimo: el Paseo (frente a la Chanca), el llamado Litoral centro (entre la población y Fuente del Gallo), pero también hacia el norte y este, en forma de arco, en torno al núcleo consolidado. La expansión de la ciudad sigue estando limitada al sureste por el río Salado, la zona inundable o de marisma de su desembocadura y el planeamiento municipal. La amplia variedad de desarrollos de los últimos 40 años no se considera parte integrante del Centro Histórico, aunque algunos se incluyeran en la poco feliz delimitación legal de 1983 (declaración del Conjunto Histórico Artístico de Conil), muy poco ajustada a la realidad por exceso y por defecto.

Plano siglo veinte

Conil a comienzos del siglo XX (plano del I.N.E. de 1907)

   Esperamos que la síntesis histórica que hemos elaborado contribuya a una correcta delimitación de la ciudad histórica, que debe ser el punto de partida del Plan Especial de Protección que se ha comprometido a realizar nuestro Ayuntamiento. Su elaboración es hoy, sin duda, una prioridad básica. Dicho Plan debería incluir un Catálogo de monumentos y elementos singulares a proteger o restaurar, y un compromiso de rehabilitación integrada de todo el casco histórico, con especial atención a las tipologías tradicionales: patios de vecinos, casas de labradores y otras viviendas de interés, con un calendario de actuaciones y una dotación económica suficiente. Entre los objetivos del Plan deberá figurar también la lucha decidida contra la especulación, la alteración y el derribo de edificaciones dentro del conjunto histórico, intramuros y extramuros, así como el saneamiento de todo el conjunto y de sus bordes.

Casa del Corregidor
Azotea, Casa del Corregidor (s.XVIII)


B I B L I O G R A F Í A :

-MEDINA, P. de: Crónica de los Duques de Medina Sidonia (1561), en Colección de documentos inéditos para la Historia de España, tomo XXXIX, Madrid, 1864.

-SANTOS GARCÍA, A. y VELÁZQUEZ GAZTELU, F.: Conil de la Frontera, Diputación de Cádiz, 1988.

-Informe-Diagnóstico del Conjunto Histórico de Conil. Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, 1990.

-SANTOS GARCÍA, A: La Chanca de Conil, Informe mecanografiado, 1997.

-GONZÁLEZ UREBA, F: Web municipal de Conil, 2001.

-Análisis urbanístico de Centros Históricos de Andalucía: ciudades medianas y pequeñas. Junta de Andalucía, Consejería de O. Públicas y Transportes. Consejería de Cultura, 2001.

-Informe sobre el deterioro del Patrimonio Natural e Histórico de Conil. Boletín “La Laja” nº 1, 2002

cerrar