BREVES

 

 

 NOS PREOCUPA ...

La política de licencia de obras. La facilidad con que el Ayuntamiento concede licencia de obras es alarmante, máxime si se trata de grandes proyectos o instalaciones. Vemos que se han concedido licencias indebidas a la promotora GDP en los antiguos terrenos de ROSAM en Roche (vendidos por 1.200 millones de pts), ya que se les ha permitido construir sin tener solucionado la evacuación y depuración de aguas. Igual ha ocurrido con la promoción Acantilados 2, en la misma urbanización, que obtuvo licencia sin tener solucionado el suministro de agua y luz, suministro que en este momento está paralizado por orden judicial.

El puente sobre el río Salado . La anunciada pasarela se ha transformado en un puente que permitirá el paso de vehículos. ¿Serán capaces las autoridades de detener la afluencia de coches a la zona de Castilnovo? (en el Chorrillo no se hace). ¿Podrán controlar que la movida nocturna no acceda con sus motos y botellas, y termine siendo un lugar degradado por los cristales rotos? ¿Respetarán las máquinas limpia playas el estado natural de la zona con su rica variedad de conchas? ¿Montarán al otro lado del río el correspondiente “chiringuito”?

La excesiva densificación que va alcanzando nuestro pueblo. Aquí todo se construye, sin pensar muchas veces en los espacios públicos. Este es el caso de El Molino de Viento, que va a saturar aún más esta zona de nuestro pueblo. En Conil rige, como en pocos sitios, la cultura del metro cuadrado (alguien lo dijo). Y hasta se ejecutan obras en los cauces, como en La Vaguada, por donde discurren aguas pluviales. Queremos recordar aquí que dichas construcciones pueden variar el curso natural de las aguas en perjuicio del intrés público o de terceros, ocasionando daños a las personas o a las cosas en época de avenida.

El escaso apoyo institucional y la mínima colaboración ciudadana en la recogida de envases . Un buen día aparecieron por nuestras calles unos contenedores amarillos con la inscripción “Envases”. Sus promotores creyeron innecesario apoyar su implantación con una campaña de información ciudadana, pues parecía claro su uso para una ciudadanía responsable. Pero se equivocaron. Meses después, los envases se siguen depositando, en su mayoría, en los contenedores generalistas, cuando no en el suelo; y algunos avispados aprovechan el hermetismo de estos contenedores para ocultar residuos varios, desde escombros hasta colchones. Y si algún ciudadano responsable, a pesar de todo, intenta utilizarlos para depositar sus envases, es posible que deba recorrer un centenar de metros hasta el más cercano, para encontrarlo lleno a rebosar... En resumen , los contenedores de envases son insuficientes, están mal utilizados y peor recogidos.

La extensión del hormigón y el asfalto. Nos preocupa la incoherencia de nuestros gobernantes cuando mandan a los escolares a repoblar distintas zonas del entorno de nuestro pueblo y, pasado un tiempo, permiten planes urbanísticos en dichas zonas. Desde La Laja pedimos a los centros de enseñanza que exijan las máximas garantías de que tales reforestaciones permanecerán. También nos preocupa que el bosque se asfalte, transformando caminos forestales en pistas urbanas, que los jardines ubicados en la delantera del colegio nuevo de El Santo se asfalten, que los terrenos costeros que rodean Las Carpas se llenen de alquitrán y de cemento... Queremos zonas verdes que sean verdes.

La invasión de coches en las zonas del litoral. Con la llegada del buen tiempo y del calor, la dificultad de aparcar y la mentalidad que nos impulsa a llevar el coche hasta el mismo sitio donde queremos estar en la playa, hace que nuestro litoral se afee, inundando los coches zonas que deberían estar protegidas. Proporcionar aparcamientos disuasorios y proteger el entorno de las playa debe ser tarea de los poderes públicos.

La desaparición de Vías Pecuarias. Estas Vías, antiguos caminos rurales de carácter público, están hoy usurpados por casas, vallas, jardines... ¿Dónde está, por ejemplo, la vía pecuaria Vereda de Cádiz?. Su mantenimiento, con usos actuales permitidos (senderismo, paseo o bicicleta), debería ser una de las señas de identidad de un pueblo que dice haber optado por la conservación. Pero el Hotel Fuente del Gallo, el nuevo complejo residencial Fuente del Gallo 2 o las construcciones en Roche imposibilitan hoy la continuidad de dicho recorrido costero. Desde La Laja exigimos la urgente creación de un corredor verde, convenientemente señalizado, para que paseantes y cicloturistas puedan recorrer el litoral conileño, sin obstáculos ni rodeos.

Nuevas construcciones en la Cala del Puntalejo. Fuente del Gallo II

La conservación de la zona que va del Puntalejo hasta la Cala del Aceite . Se trata de una zona muy utilizada por senderistas y ciclo turistas con una hermosa vista del acantilado y de las playas de Conil y con una vegetación autóctona de matorral bajo de enorme riqueza y diversidad. Pues bien, como ha sido denunciado en un artículo del presente número, esta zona se encuentra amenazada por el tránsito de diverso tipo de motos y coches. Asimismo la ausencia de cualquier alternativa hace que los coches se aparquen en el mismo Puntalejo, sobre la vegetación, estropeando tanto la flora del lugar como el paisaje. Con Fuente del Gallo 2 se ha destruido un hermoso bosque y una privilegiada zona del litoral conileño, ¿no se podrá defender lo que queda?

La sustitución de la vegetación autóctona . Nuestra vegetación costera, rica y variada, está siendo sustituida por una vegetación “decorativo-turística”. A los componentes de La Laja no nos acompleja la chumbera, la pita o la caña. Sería interesante, por lo demás, hacer un estudio de la vegetación de zonas ajardinadas o de acerados para comprobar que, a veces, su difícil adaptación a las condiciones climáticas provoca su desaparición al poco tiempo, cuando no se convierte en “invasora” o, simplemente, consigue convertir en vulgar lo que era diferente o característico.

Y PARECE DESPERTAR...

La iglesia parroquial de Santa Catalina . Por fin la antigua iglesia tiene un proyecto encaminado a su conservación. Se trata sólo de consolidar el edificio, en estado de ruina lamentable, apuntalarlo y limpiar su cubierta de árboles y arbustos. ¿Por qué se ha esperado tanto? La iglesia era propiedad municipal desde 1993, y entrañaba un peligro creciente de derrumbe. En fin, más vale tarde que nunca: aplaudimos la iniciativa, pues se ha hecho lo que había que hacer. Esperemos que andamiaje y puntales no se eternicen y se pueda proceder cuanto antes a la restauración del edificio, para ganarlo como equipamiento cultural.

El Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico . Nuestro Ayuntamiento ha solicitado ayuda urgente a la Junta de Andalucía para proteger el Centro Histórico (10 octubre 2002). ¿Por qué ahora? ¿Ha influido en algo la aparición de La Laja (2 octubre 2002)?. Nos alegramos. Desde 1991 es obligación del planeamiento en centros históricos declarados abordar la conservación, ¿por qué no se ha abordado el tema en el PGOU?. De la irreparable pérdida de patrimonio de los últimos años ¿tiene alguien la culpa?. El Plan tiene un presupuesto estimado de 120.446 euros, y se prevé realizar en dos años. ¿Quedará algo de la arquitectura tradicional o vernácula para entonces?. Esperemos que el Ayuntamiento se tome el asunto con la urgencia que requiere y, entretanto no se elabore el mencionado Plan, establezca una moratoria provisional de obras en el Conjunto Histórico, como única garantía para su salvaguarda.

El interés por la recuperación de la memoria. Aplaudimos la iniciativa de homenajear al jabeguero y, con él, a la gente de la mar, levantando un monumento en el mirador de la Fontanilla. No sabemos cómo va a quedar finalmente la obra en curso, con sus pérgolas y demás... pero la idea de erigir una escultura en sitio público, en recuerdo de la jábega, con mapa incluido de lances, nos parece una buena idea. Convendría también señalizar la ubicación de la Torre de la Atalaya, que tantos atunes vió pasar, en ese mismo sitio. Y cuidar del mantenimiento del mobiliario, para que no le ocurra lo mismo que al bonito reloj de sol del Paseo Marítimo.  

cerrar