EDITORIAL 2

   La Laja 

 

   En nuestro primer número dijimos que el Boletín La Laja tenía vocación de continuidad. Nos habíamos planteado salir con una periodicidad trimestral, pero hemos tardado seis meses en sacar este número. En todo caso, aquí estamos de nuevo. El primer número fue especial, un Informe sobre el deterioro del Patrimonio Natural e Histórico de Conil, nuestra carta de presentación ante la opinión pública. A partir del segundo nos habíamos propuesto que el Boletín tuviera secciones, con artículos breves, combinando la información o la denuncia de situaciones, con la formulación de propuestas. El resultado es el Boletín que tienes en tus manos.

   Queremos agradecer en este nº 2 la colaboración de la duquesa de Medina Sidonia, que nos hace una magnífica remembranza del Conil de hace unas décadas, escrita con cariño, impregnada de sensibilidad y de buen gusto, pero llena también de acertadas reflexiones. Los demás artículos giran en torno a lo que son nuestras preocupaciones: la conservación del patrimonio natural y cultural o el urbanismo y la calidad de vida, sin olvidar la historia local, tan desconocida, a cuyo esclarecimiento y divulgación queremos contribuir. La Laja ha querido también rendir cuenta de sus actuaciones, desde octubre de 2002, fecha de la aparición de nuestra Plataforma, hasta el presente mayo de 2003. Cerremos finalmente este número con una sección de noticias breves, donde criticamos o aplaudimos iniciativas municipales.

   Volvemos a insistir en que estamos abiertos a todos cuantos comparten nuestros planteamientos. Nos gustaría que los partidos políticos compitieran por ofrecer soluciones en materia de tanta importancia como la mejora del medio ambiente o el respeto a nuestro patrimonio histórico, asuntos que desgraciadamente siguen siendo mera cuestión de “adorno” en los programas electorales.

   En fin, esperamos que este número tenga la buena acogida que tuvo el anterior. Y para terminar decir que seguiremos en la brecha, trabajando con independencia por lo que es nuestro principal objetivo: que Conil no sólo sea un pueblo que crezca, sino un pueblo que se desarrolle.

 

cerrar