NUESTRAS PROPUESTAS

  Junta Coordinadora de La Laja 


   Los miembros que integramos la Plataforma “La Laja”, Amigos del Patrimonio Natural y Cultural de Conil, no queremos terminar este Informe sin hacer algunas propuestas, que están ya implícitas o explicitadas en el mismo pero que resumimos y concretamos en un decálogo o“Plan de Choque”. Decir antes de formularlas que no son tan costosas y que, en todo caso, hay dinero en nuestro Ayuntamiento. En información facilitada por la revista municipal (La Frontera, nº 12, abril-junio de 2002), se habla de que la movilización de recursos municipales estimada para los próximos 10 años estaría en torno a los 30 millones de euros (5.000 millones de pesetas), a los que habría que sumar otros 24 millones de euros (4.000 millones de pesetas) procedentes de otras administraciones, que sumarían 54 millones de euros (9.000 millones de pesetas) para los próximos diez años. Dinero no va a faltar, sólo hace falta priorizar. Estas son nuestras propuestas:

1.- PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN Y MEJORA DEL CONJUNTO HISTÓRICO

   Su elaboración es de urgente necesidad y constituye, sin duda, una de las prioridades básicas. Dicho Plan incluiría necesariamente una correcta delimitación del Conjunto Histórico, y la elaboración de un Catálogo de monumentos y elementos singulares a proteger y restaurar, así como la rehabilitación integrada de todo el casco histórico, con especial atención a las tipologías tradicionales: patios de vecinos y casas de labradores principalmente, así como otras viviendas de interés. Dicho Plan Especial contemplaría un calendario de actuaciones urgentes y a corto/medio plazo, y una dotación suficiente de recursos económicos.

   Entre las actuaciones estarían la restauración del Castillo y Torre de Guzmán, la iglesia parroquial de Santa Catalina, la Chanca, el claustro del Convento de la Victoria, el Hospicio de la Misericordia, los restos de la muralla, las torres costeras de Castilnovo y Roche, y los Molinos. Otras actuaciones tendentes a la conservación y “recuperación” del patrimonio urbano de Conil serían la rehabilitación de casas y patios alterados recuperables, que los hay, invirtiendo la tendencia a la expulsión de las capas populares de la población hacia el ámbito suburbano (viviendas sociales) para fijarlas y/o atraerlas de nuevo hacia unos patios rehabilitados y convenientemente dotados, o a casas de valor tipológico, con las imprescindibles subvenciones económicas o ayudas municipales y de otras administraciones. Así como la lucha decidida contra la especulación y el derribo de edificaciones dentro del conjunto histórico, intramuros y extramuros.

2.- MEDIDAS COMPLEMENTARIAS DE ORDENACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO

   La ciudad histórica no es sólo un recurso cultural de primera magnitud, sino un importante recurso económico y social, que equilibra el conjunto urbano, aportándole calidad de vida y dotándolo de un importantísimo valor simbólico. El Plan General debiera ser el encargado de establecer la estrategia global de intervención en el centro histórico definiendo su papel en la estructura urbana y promoviendo medidas como la mejora de la accesibilidad, el tratamiento de los bordes o su reequipamiento, complementado por el Plan Especial mediante la adopción de medidas más detalladas (intervención en espacios públicos, delimitación de áreas de rehabilitación, etc), pero desgraciadamente persiste el “desinterés” del PGOU de Conil por su Conjunto Histórico-Artístico.

   En este sentido, proponemos como muy necesarias las restricciones al tráfico rodado en el casco histórico (excepto para residentes y vehículos de transporte o de servicios), el incremento de lapeatonalización (política de acerados, pavimentaciones no disonantes e incremento de calles peatonales) y la prohibición de aparcamientos en calles estrechas y alguna otras vía de la trama histórica. Es también fundamental la restricción de usos permitidos en los bajos (evitando zonas saturadas de pubs o tiendas de temporada, etc, y potenciando el pequeño comercio), pues contribuye a la salvaguarda del patrimonio, así como la dotación de equipamientos culturales (ver punto 9). Sin olvidar la limitación de las nuevas construcciones en los bordes del casco histórico (para evitar la creciente “saturación”), frenar la elevación en altura (dentro del Conjunto y en sus bordes), mantener las alineaciones, prohibir la proliferación de zócalos discordantes, la apertura de huecos excesivos (cocheras, escaparates...), devolver el blanco a las fachadas, enterrar las líneas eléctricas y de telefonía, prohibir la proliferación de rótulos y señalizaciones de mal gusto, etc.

3.- CAMINAR HACIA UNA CIUDAD SOSTENIBLE Y HUMANA

   Una “ciudad sostenible”es aquella en la que tanto su población como sus actividades se esfuerzan, continuamente, en mejorar sus ambientes naturales, constructivos y culturales. Conceptos directamente relacionados con ella son la “habitabilidad” y la “calidad de vida”. A pesar de la subjetividad de dichos conceptos, no cabe duda de que ambos dependen de factores sociales, económicos y de las condiciones ambientales o físico-espaciales. En este sentido son aspectos decisivos para el bienestar ciudadano el trabajo, la educación, la sanidad, la vivienda y su alquiler, los equipamientos; pero también el nivel de ruido, las visuales paisajísticas urbanas, la disponibilidad de espacios libres y de zonas verdes, que favorecen las relaciones sociales.

   En este sentido, queremos proponer una política de mantenimiento yconservación de plazas, calles y mobiliario urbano, y un programa de creación de zonas verdes (arbolado y zonas ajardinadas) y mejora del espacio público (ampliar aceras, mejorar la red viaria...) y planificar futuras urbanizaciones con mayor sensibilidad humana.

Patios en las calles Ancha y Herrería 

Restos de patios en el barrio de las Flores, antiguo Arenal

   Y, cómo no, empezar a resolver elproblema del aparcamiento (fuera del conjunto histórico, con servicio público de microbuses como “lanzadera” a la playa, y aparcamiento de “pago” en el Paseo marítimo durante el verano). Así como la mejora de los servicios (ampliación de la dotación de médicos y personal sanitario, sobre todo durante el verano, creación de un parque de bomberos, etc) para una población que crece y “explota” cada verano.

4.- HACER CUMPLIR LAS ORDENANZAS MUNICIPALES

   Las Ordenanzas hay que mejorarlas, sin duda, pero las que tenemos hay que aplicarlas en los diferentes ámbitos, porque para eso están. Las del Conjunto histórico (tipología, colores, huecos, alturas, cableado, rótulos, zócalos...), las de Ruidos (cumplimiento de horarios, insonorización de pubs, restricciones en los espacios públicos, dureza con los ciclomotores...) o la normativa de Basuras (se hace preciso incrementar la dotación, sobre todo en verano, pero también tener los contenedores cerrados, limpiarlos con frecuencia, penalizar la deposición de basuras fuera de horario, unas dos horas antes de su recogida, etc), de Limpieza (baldeo de calles...). Pues la calidad de vida está relacionada fundamentalmente con el medio ambiente urbano, que es preciso proteger del capricho de unos o del interés individual de otros, en perjuicio de la mayoría.

5.- DISCIPLINA URBANÍSTICA

   A lo largo de este informe se ha hecho en repetidas ocasiones alusión a la indisciplina urbanística imperante, que responde perfectamente al manido tópico de “Conil, ciudad sin ley”, que desgraciadamente sigue vigente. La disciplina urbanística no es más que el conjunto de facultades de que dispone la Administración para proteger el cumplimiento de la legalidad urbanística, evitando o castigando su vulneración, y se desarrolla en tres niveles: restaurando la legalidad infringida mediante medidas de restauración y demolición; imponiendo multas a los responsables para impedir un beneficio ilícito; o exigiendo la indemnización por los daños y perjuicios producidos por la actuación ilegal.

   En este sentido proponemos la adopción de medidas disciplinarias en el medio urbano y rural. Señores gobernantes,basta ya de vivir al día, en el “desgobierno”, dejando hacer a cada cual su “real gana”, o negociando lo innegociable, el Patrimonio ... “quemando” un pueblo y sus recursos... Pedimos disciplina urbanísticaen la ciudad para evitar las agresiones al patrimonio edificado, las alteraciones de su valor, evitar la especulación y el derribo, y para ello hace falta proyectos con la documentación adecuada, inspección de obras, no dar licencias de apertura a los que incumplan la normativa o determinaciones puntuales y castigar con dureza las agresiones al patrimonio edificado ... y en el campo, poner fin a la construcción ilegal y dejar de asfaltar caminos rurales –que sólo sirven para potenciar la ilegalidad y ganar votos. Nadie entiende en este tema de “buenas palabras” y hasta los alemanes construyen ya en Conil las casas ilegales por pares, cuando no en “promociones”... ¿Adónde vamos así?

Nuevas construcciones en la calle La Virgen y alteración de fachada del siglo XVIII en Santa Catalina: bisutería y windsurf para el verano.


6.- DEFENSA DEL LITORAL

   Es indiscutible la necesidad de respetar la Servidumbre de Protección del Dominio Público Marítimo Terrestre, los conocidos 100 primeros metros, pero como recomienda la Ley de Costas, en Conil, pueblo de economía turística, habría que aumentar la zona de protección de la costa hasta 200 mts., alejando de ella las nuevas construcciones y reduciendo la edificabilidad de las mismas. En este sentido se hace urgente acabar de una vez por todas con la “ocupación de terrenos litorales privilegiados” y con la “formación de pantallas arquitectónicas”, una práctica denunciada por todas las administraciones, que atenta contra los intereses de los ciudadanos y perjudica seriamente el futuro turístico de nuestro pueblo. Los precedentes de Fuente del Gallo y Roche no deben repetirse nunca más.

   Asimismo es necesario proteger el entorno natural de las playas, respetando su vegetación y repoblando allí donde sea necesario, alejando de la costa la presencia del cemento y el asfalto y luchando contra el deterioro que la presencia de los vehículos puede suponer, organizando aparcamientos suficientes en zonas delimitadas para ello y que no perjudiquen el entorno natural de la playa. Por último es necesario garantizar la protección de las zonas que pueden ser en el futuro objetos de la especulación urbanística, como la zona de Castilnovo, con su marisma y playa, aves, etc.

7.- USO SOSTENIBLE DE LOS RECURSOS DE AGUA Y PAISAJE

   Es necesario que Conil conserve, en cantidad y calidad, los recursos hídricos que siempre le han servido para sus distintos usos. Usar un recurso evitando su agotamiento es lo que hemos llamado uso “sostenible”.Dado que el acuífero no es inagotable y, de hecho está en franca regresión, y a la vista de que las demandas de suministro desde las cuencas del Guadalete o Barbate se amplian continuamente, no queda más remedio que controlar las demandas de agua. Para ello hay que articular campañas serias de medidas de ahorro y uso eficiente del agua entre la población (llueva o no llueva), controlar la instalación de pozos y las extracciones de los instalados, limitar en la planificación urbanística y en la concesión de licencias las superficies de praderas de plantas fuertemente consumidoras de agua y, finalmente, invertir en la depuradora para conseguir la reutilización de las aguas depuradas y aumentar así el recurso disponible.

   Respecto al cuidado del paisaje, que consideramos insuficiente, proponemos la creación de una verdaderaoficina o concejalía de campo que, como ya se ha indicado, lo conserve en todas sus calidades (calidad de vida también) sin desnaturalizarlo.

8.- ADECUADA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS

   Conil ha de conseguir recuperar su imagen perdida de pueblo blanco, limpio y marinero; para esto resulta indispensable que la limpieza pública sea eficaz y rigurosa, las basuras urbanas no degraden los espacios comunes y públicos, y los residuos de las empresas de la construcción (escombros) sean depositados en lugares idóneos o sean reutilizados. Para todo esto no hay que inventar nada nuevo, solo hay que cumplir las leyes y normas andaluzas, estatales y europeas, lo que supone también la instalación de 4 contenedores de basuras (orgánicos, vidrios, papel y plásticos) por cada 500 habitantes.

   En cuanto a la gestión de escombros, el Ayuntamiento debe cumplir y potenciar el Plan Provincial de Escombros que propone la Diputación Provincial de Cádiz y en el que se adjudica un depósito y tratamiento específico para las escombreras conileñas.
                                                                                   


                                 La Tahona (siglo XVI), antiguo mesón ducal; sólo se conservan portada y pozo.

9.- UNA BUENA CASA DE LA CULTURA

   Los equipamientos pueden definirse como aquellas dotaciones que la comunidad considera imprescindibles para el buen funcionamiento de la estructura social de la ciudad. Los equipamientos culturales son un déficit tradicional en nuestro pueblo. En este sentido, queremos proponer uno encaminado a “dinamizar” la actividad cultural en Conil: una buena Casa de la Cultura, repartida en tres espacios urbanos diferentes del conjunto histórico, la Chanca, la Tertulia (hoy bar) y la actual Casa de la cultura.

   La sede central de la misma podría ser La Chanca, convertida en Museo del Mar y de la Ciudad (nuestra propuesta obra en poder del Ayuntamiento, convenientemente justificada), que podría albergar como equipamiento anejo el Archivo Histórico (que es preciso catalogar todavía). El espacio podría completarse con la buena idea municipal de convertir en Auditorio la iglesia parroquial de Santa Catalina, rehabilitada. Dicho espacio privilegiado se completaría con la muy interesante edificación de la Tertulia (casa de labradores en comunidad del siglo XVII, adquirida previamente por el Ayuntamiento), donde podría ubicarse Raíces Conileñas (museo de costumbres y agrícola, mejorado) en su planta baja, con Salas de Exposiciones permanentes y temporales en la primera planta. Finalmente, la actual Casa de la Cultura quedaría como lo que es, Biblioteca Pública (que habría que mejorar y dotar), adaptando también su Salón de Actos a diversos usos culturales (Teatro, Cine y Sala de conferencias).

10.- FOMENTO DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA

   La educación es una de las bases sobre las que se asienta la convivencia en las sociedades civilizadas, y nuestro Ayuntamiento no puede permanecer ajeno a su demanda creciente y necesaria. En este sentido y, para concluir, proponemos la realización de diferentes “campañas” encaminadas a concienciar a la ciudadanía, a educarla en “valores” colectivos y medioambientales, o dirigidas a hacer entender a residentes y visitantes que “no se puede llevar el coche hasta la sombrilla”, etc. Todo ello complementado por un amplio programa de actividades culturales tendentes a divulgar el conocimiento de la historia local, la importancia de conservar nuestro patrimonio natural e histórico, etc.

   En fin, no queremos terminar sin hacer una llamada a la población, pues sobre todo de ella depende –más que de nadie- que las cosas cambien en beneficio de todos. De la inteligencia de sus hombres y mujeres dependerá que Conil – ya lo dijimos al principio- no sólo sea un pueblo que crezca sino que sea un pueblo que se desarrolle.   

cerrar